«Ganar es lo más importante en mi vida, después de respirar. Primero respirar y después, ganar». Esta máxima atribuida a George Steinbrenner habla por sí sola de la personalidad del dueño del club de béisbol más conocido del mundo. Un héroe para los fanáticos de los New York Yankees, una suerte de dictador para sus enemigos, que le acusaron de convertir al equipo en el Imperio del Mal de las Grandes Ligas, el Jefe acababa de cumplir 80 años cuando falleció ayer en Florida tras sufrir un infarto.

Steinbrenner era un rico empresario de Cleveland que hizo fortuna como constructor naval. Cuando compró los Yankees en 1973 desembolsó siete millones de euros. Una inversión más que rentable. Hoy se calcula que su imperio supera los 1.200 millones de euros. Pero los amantes del club del Bronx le recordarán por rescatar al equipo de las cenizas, con siete Series Mundiales.

CONTROL TOTAL / Al aterrizar en Nueva York dijo que no se metería en el día a día de los Yankees. Nunca llegó a dirigir al equipo en lo deportivo pero controló hasta el último detalle de lo demás. Despidió a entrenadores intocables como Billy Martin y contrató a los mejores jugadores a golpe de talonario, desde Dave Winfield hasta Álex Rodríguez, que hace dos años se llevó 216 millones de euros por 10 temporadas. «No siempre hice bien mi trabajo, pero al menos sé que lo intenté», respondió una vez.
*Sacado de: http://www.elperiodico.com/

the boss

Muere el Big Boss de los yankees…

Anuncios