*
Ha llegado el momento de ”reducir” el esfuerzo colosal de limpieza tras el derrame petrolero en el Golfo de México, dijo el viernes, el director general entrante de BP, quien sin embargo añadió que el compromiso de la empresa para hacer lo correcto sigue siendo el mismo de siempre.

Decenas de miles de personas, incluidos muchos pescadores que se vieron imposibilitados de continuar con su trabajo, han participado en la limpieza. Pero más de dos semanas después de que la fuga se detuvo queda relativamente poco petróleo en la superficie, lo que da a las cuadrillas y embarcaciones menos trabajo por hacer.

Bob Dudley, quien encabeza los esfuerzos de BP para que las zonas afectadas por el derrame se recuperen, y quien asumirá en octubre como director general, dijo que ”no es demasiado pronto para una reducción” en las labores. En las áreas donde no hay petróleo, ”probablemente no es necesario ya ver en la playa a gente con trajes protectores contra materiales peligrosos”.

Sin embargo, añadió que ”no habrá una reducción” en el compromiso de BP con la limpieza del crudo.

En tanto, BP anunció la contratación de un ex funcionario de emergencias estadounidense y su firma consultora para ayudar en la recuperación tras el cuantioso derrame.

Dudley, vino a Biloxi para anunciar los esfuerzos a largo plazo de su compañía en ayuda del Golfo. BP informó que incluían la contratación de James Lee Witt, ex titular de la Agencia Federal de Asuntos de Emergencia (FEMA) y Witt Associates, una firma consultora sobre seguridad pública y manejo de crisis.

El mes pasado Dudley le pidió a Witt que fuera a Nueva Orleáns para determinar cómo BP podía mejorar su respuesta al desastre. Witt fue director de la FEMA durante el gobierno del presidente Bill Clinton.

Funcionarios locales, especialmente en Luisiana, han reclamado más compromisos a largo plazo en vista de los informes de que el derrame se está disipando al menos en la superficie del agua.

El almirante retirado de la Guardia Costera Thad Allen, director de la respuesta del gobierno al derrame, mantuvo el jueves lo que calificó de conversación franca y abierta con el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, y otros funcionarios preocupados de que la Guardia Costera y BP PLC dejaran de responder al desastre una vez que se contenga permanentemente el flujo de petróleo.

”Una de las cosas que queríamos decididamente que nos dijeran era que su compromiso es a largo plazo”, afirmó Jindal. ”Miren, sin faltar el respeto, toda esta gente (del gobierno federal) presente, va a ser rotada a diferentes cargos. Pero todos los que estamos aquí vamos a seguir lidiando con esta cuestión dentro de un año o de varios años”.

El presidente del sector de Plaquemines, Billy Nungesser, dijo que es evidente que el esfuerzo de limpieza se ha reducido pese a que sigue apareciendo petróleo en las costas.

”Sabemos que allí hay mucho petróleo suelto”, afirmó. ”Va a seguir llegando a las costas y vamos a seguir presionándolos para asegurarnos de que permanezcan allí hasta que haya desaparecido todo el petróleo del Golfo de México”.

El transferido titular de BP, Tony Hayward, dijo al Wall Street Journal que hizo todo lo posible para combatir el derrame desde el comienzo, pero admitió que había tenido que dejar el cargo de director general para que la compañía recuperase su estatura. Esta semana BP nombró a Dudley como director general a partir del 1 de octubre y envió a Hayward a Rusia para trabajar en una empresa conjunta allí, TNK-BP.

”Me convertí en un villano por hacer lo correcto”, se lamentó Hayward en la entrevista publicada el viernes*

(*Sacado de: http://www.eluniversal.com.mx/ *)

Anuncios