*El Arzobispo de Oaxaca, José Luis Chávez Botello, afirmó que en los últimos años ha vivido sin sabores y calumnias, pero “sabemos que en el Señor está nuestra seguridad y seguiremos adelante”.

Lo anterior lo manifestó, luego de oficiar la misa de cuerpo presente del sacerdote Carlos Salvador Wotto, asesinado el pasado miércoles en el interior del templo Nuestra Señora de Las Nieves, a unos seis cuadras del zócalo de esta ciudad, donde ofrecías sus servicios clericales.

El sacerdote Wotto, fue localizado muerto el pasado miércoles, amordazado, atado de pies y manos, además de mostrar huellas de tortura.

Chávez Botello, durante su homilía en presencia de al menos 30 sacerdotes miembros de la Diócesis, afirmó que “los sacerdotes necesitamos más cercanía y comprensión de los files, no son pocos, los que en buena parte de su vida han recibido sin sabores, calumnias, ataques infundados, como Obispo lo he vivido en estos años, pero sabemos que en el Señor está nuestra seguridad, y seguiremos adelante como él nos lo enseñó”.

Chávez Botello, en presencia de unos 600 feligreses que acudieron a la misa, afirmó que “quienes tengan el deber de la seguridad y de la justicia deben cumplir con sus deberes”.

Los restos de Wotto serán incinerados la tarde de este viernes y sus cenizas permanecerán durante el novenario en el templo de Nuestra Señora de Las Nieves –en el centro histórico de esta ciudad–, posteriormente se depositarán en las criptas dedicadas a los sacerdotes en la Catedral Metropolitana de la capital del estado de Oaxaca.*

(*Sacado de: http://www.eluniversal.com.mx/ *)

Anuncios