*El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) aseguró que será una “irresponsabilidad” construir la Supervía en el Distrito Federal porque afectaría áreas verdes y naturales protegidas en la ciudad.

En un comunicado, Mariana Boy Tamborrell, secretaria de Ecología y Medio Ambiente de este instituto político, estimó que con la edificación de la obra se derribarían 26 mil 489 árboles por la construcción de túneles y puentes.

Además pronosticó algunas consecuencias y la pérdida de hábitat para especies de flora y fauna, daños a la superficie para la recarga de acuíferos y generación de emisiones contaminantes a la atmósfera.

Mariana Boy Tamborrell, calificó como irresponsable el iniciar la construcción de la Supervía, cuando se conoce perfectamente que presenta serias deficiencias, tales como el incumplimiento de los criterios ambientales que permitan reducir los impactos negativos al medio ambiente.

La ecologista lamentó que la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental, de la Secretaría de Medio Ambiente del Distrito Federal, haya otorgado una autorización condicionada a la empresa “Controladora Vía Rápida Poetas, Sociedad Anónima, promotora de inversión de Capital Variable” para realizar el proyecto denominado “Sistema Vial de Puentes, Túneles y Distribuidores Sur-Poniente de la Ciudad de México” cuando las medidas impuestas resultan insuficientes para garantizar la viabilidad ambiental de dicha obra.

“Es inconcebible que se haya autorizado la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) presentada por la empresa constructora de la Supervía, cuando el Comité Técnico Asesor de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT) concluyó que tiene serias deficiencias técnicas, como la falta de elementos sobre los impactos ocasionados y ausencia de medidas de mitigación o resarcimiento en la construcción de túneles y puentes, cuando el promovente estima el derribo de 26 mil 489 árboles”, acotó Boy Tamborrell.

NECESITA ADECUACIONES

Por otra parte, refrendó la opinión de la PAOT en el sentido de que se tienen que hacer adecuaciones significativas al proyecto de la Supervía, para asegurar que no atente contra los derechos ambientales y territoriales de los habitantes del Distrito Federal.

Acusó que la MIA-E hace referencia a información y a “autoridades inexistentes, como es el caso del punto III.1 del resolutivo, en el que menciona a la Comisión Intersecretarial para el Control del Proceso y Uso de Plaguicidas, Fertilizantes y sustancias Tóxicas (CICOPLAFEST) organismo que ya no existe y cuyas atribuciones las ejerce ahora la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS)”.
Mariana Boy criticó la poca participación que han tenido las autoridades federales en el tema de la Supervía, pues “es de suma importancia que se manifiesten ante un proyecto que perjudica al medio ambiente”.*

(*Sacado de: http://www.eluniverso.com.mx/ *)

Anuncios