En una sociedad, donde los niños mueren de hambre, donde la muerte y la repugnancia abundan y donde los cerdos mejor posicionados en la escala pública se llenan los bolsillos con mentiras y sangre…

¿Dónde está dios?…

En un mundo donde los sacerdotes, quienes aparentan ser la viva imagen de la bondad, se convierten en lobos hambrientos de la frágil humanidad de los niños…

¿Dónde está dios?…

Donde la sociedad se basa en quien tiene los mejores pechos o quien tiene más músculos, en vez de basarse en la inteligencia y la moral…

¿Dónde está dios?…

Tengo una pequeña hipótesis…

Está dentro de nosotros…

Nosotros somos dios…

Somos el dios que dirige nuestra vida y el que puede hacerla cambiar si nos lo proponemos…

El ser humano debe aprender a valerse por sí mismo, sin esperar la ayuda de un ser mágico que bajará y querrá a los buenos que habitan la tierra…

Cuando el hombre se de cuenta, de que está solo…
El mundo de verdad cambiará…

Anuncios