*El diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Jorge Ramírez Marín, demandó la suspensión de la entrada en vigor del acuerdo que prohíbe a las farmacias la venta de antibióticos sin receta, mientras no se haga una evaluación del mismo.

El legislador señaló en un comunicado que “una decisión de esta naturaleza, que se prevé entre en vigor el próximo 25 de agosto, plantea un reto de cálculo y planeación a la responsabilidad del Estado en función de su propia realidad” .

Algunas de las preocupaciones de los médicos en términos del impacto social que la medida atraerá, es que no se considera que 50 por ciento de la población médica está concentrada en seis entidades federativas.

La mencionadas entidades son el Distrito Federal, estado de México, Puebla, Veracruz, Jalisco y Nuevo León.

Ramírez Marín indicó que en México existen 1.85 médicos por cada mil habitantes, cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de tres por cada mil.

Destacó que mientras en el Distrito Federal hay tres médicos por cada mil habitantes, en los estados de Oaxaca, Guanajuato, Chihuahua, Puebla, Chiapas y el de México, es de menos de un médico por cada mil.

Además, tres millones de hogares cada año sufren gastos catastróficos o gastos empobrecedores por la salud, por lo que son los que los empujan a cruzar la línea de pobreza.

De ahí, agregó, que “la medida de carácter puramente restrictivo, no corresponde a una política de salud adecuada para un país que está en crisis política, económica y social” .

¿Qué va hacer la población del resto de la República, sobre todo, la población rural, que no tiene posibilidades de acudir a un médico para que le expida la receta”, se preguntó.

El diputado expresó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social, más de 43 millones de mexicanos, que representan más de 40 por ciento de la población total, no tienen afiliación al sistema de seguridad social.

Mientras que el Seguro Popular no ofrece cobertura para 60 por ciento de la población abierta, ni tiene capacidad presupuestaria para proporcionar los medicamentos, ni siquiera las recetas que exigirán las farmacias para entregarles el antibiótico, precisó.

El legislador priísta refirió que desde que se liberaron los precios de los medicamentos, éstos se han incrementado muy por encima de la inflación.

Además, dijo, la atención hospitalaria se ha venido concentrando en un duopolio que infla en cinco veces por arriba de su costo real los servicios de atención en salud privada, sin ningún control del Estado.

A través de un punto de acuerdo que analiza la Segunda Comisión de la Permanente, se solicitó suspender la entrada en vigor del acuerdo, mientras no se haga la evaluación pertinente, finalizó.*

(*Sacado de: http://www.eluniversal.com.mx/ *)

Anuncios