*La Arquidiócesis de México sostuvo que es indignante la frivolidad de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que avalaron la adopción para personas del mismo sexo, al no privilegiar el bien común del menor y considerarlo como perro o gato, sin respeto a su dignidad.

Añadió que al llegar el niño o niña con un mal llamado matrimonio, se comete una atrocidad, pues además de que puede ser discriminado, le podría traer problemas psicológicos.

A través de su vocero, Hugo Valdemar, la Arquidiócesis destacó que ahora los laicos tienen luz verde de la Iglesia católica en la capital del país que encabeza el cardenal Norberto Rivera Carrera, “para que hagan las acciones que tengan que hacer” y concientizar a la población de que el autor de todo esto es el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard.

“Él y su gobierno han creado leyes destructivas de la familia, que hacen un daño peor que el narcotráfico. Marcelo Ebrard y su partido el PRD, se han empeñado en destruirnos”, sostuvo el sacerdote.

Subrayó que la Iglesia no lo hará porque no le compete, pero los laicos se encargarán de concientizar a los ciudadanos para que en las próximas elecciones hagan un voto responsable.

Es decir, expuso, que a la hora de votar lo hagan razonadamente considerando que no deben sufragar por partidos perniciosos como el de la Revolución Democrática que actúan en contra de la fe y la moral.

Valdemar criticó a los ministros de la SCJN que declararon infundado el juicio que promovió el procurador General de la República, Arturo Chávez Chávez, en contra de la reforma al Código Civil que permite el matrimonio de personas del mismo sexo.

“La Corte no hizo honor a su quehacer y nombre de hacer justicia”, insistió.

Dijo que la SCJN no tiene por qué censurar al cardenal Juan Sandoval, arzobispo de la Arquidiócesis de Guadalajara, pues puede hacerlo en contra alguien que tenga una responsabilidad en la administración pública, pero no tiene porque hacerlo en contra de un ciudadano como lo es el ministro religioso.

La Corte, subrayó, ha caído en excesos, intolerancia e ignorancia, lo cual es un abuso, una vergüenza y un abuso al país.

“Ha sido en exceso, intolerancia ignorancia en exceso que avergüenza al país, un
abuso que a vergüenza al país”, dijo.*

(*Sacado de: http://www.eluniversal.com.mx/ *)

Anuncios